Poesía

Además de la tecnlogía, la música o el cine, también me atrae la lectura y la poesía.
Aquí pueden leerse algunas de las que he escrito:

gotas momentos
Soy tan cobarde ahora
como un suicida en la huida

Mi corazón empieza a gritarme
bajito, pero al oido
saca la última carta
y abandona la partida
interminada

Que esperanza me consuela
¿estoy más cerca o más lejos?
a las puertas de la derrota
o en el amanecer de la victoria

Me sigue quedando
lo último que se pierde
pero yo sólo quiero extraviarme
abandonarme
y que tú me encuentres
me recojas,
consueles mi espera
con pequeñas caricias,
resbaladizas gotas de frío
caerán por mis poros
a tu contacto,
llenando mis ojos
de la alegría líquida
que tan bien me he guardado
de derramar
para que si llegaba el día
tuviera suficiente para
bucear en ella contigo
en nuestra huida de cielo y tierra


Que grande
es mi deseo de compartir
contigo lo que tengo,
satisfacer tus pequeñas demandas
las grandes no lo serán bastante,
de buscar los colores
que pintan tu sonrisa
de encontrarte buscando mi mirada
de rodearte desnuda
con lazos y guirnaldas
de tumbarte sobre la hierba
de una cama cualquiera
la mía
la tuya
El decorado imaginario
donde retorcernos apretados
como brasas saltarinas
convertidos al final
en cenizas
arrastradas por los aires
de morfeo
y depositadas al caer
juntas de nuevo

pues somos dos desiertos
separados por un río.
Estas noches
los poemas que te escribí
me han acompañado,
mercenarios en mi causa
por ser tu bufón, alumno,
almohada, abrigo, abrazo,
armario, animal domesticado
compañero...

Cuando no,
en silencio pensaba otras
frases, para enlazar
en tu presencia,
ojalá próxima,
buscando conmoverte,
convencerte
de que nuestros dedos
brotaron para acariciarnos
la primavera pasada,
que el invierno inesperado
los hará florecer,
a la vez,
tras un ligero contacto,
una mirada mantenida,
tú mi musa
yo expectante,
¿ves como haces brotar las letras?
(estación de reunión)
alivio temporal
de encuentro sin fecha.

Temo y anhelo
el próximo momento
que te vea,
procuro enfriar
la impaciencia,
pero si mi vida acabara
aquí
gritaría un millón de
veces
que no ha servido de
nada

Si abandono este mundo
quiero llevarme
el tacto de tus manos
clavado en mi pecho,
la pequeña esperanza
sorda en el segundo
interminable
en que esperaré tu respuesta

Sea cual sea
estaba tejida
desde el principio
de los tiempos,
si no es en esta vida,
en otra nos amaremos
o nos habremos amado

¡miento! no me conformo





tibio limpio
Seamos amantes
intercambiemos palabras
como los crucigramas,
desaires
como las espaldas,
maletas
como los aeropuertos


No hagamos el viaje
que nos traiga de vuelta

Hagámonos trajes a medida
en el cuerpo del otro

Perdámoslo todo,
pues nada es tan valioso




Ábreme el laberinto
tímido que me conduzca
de tu índice
a tu pulgar
por todos tus pliegues
suaves y sudorosos

Que me haga crepitar
cerca de tus labios,
temblorosos aún
en sus dudas


Sonríeme de nuevo
y pasaré mis días
avalanzándome
sobre tu cuerpo tendido,

Frotémonos extenuados
hasta que caigamos
de las nubes
al vacío que nos recoja


Libre fuí
mas ahora estoy atado
y la cadena
que me envuelve
la siento de plumas

tales imagino tus abrazos
sonrío de pensarlo,
lloro de miedo
por que no lleguen nunca.


Susúrrame algo al oido
entre el barullo de las dudas
no verás mis lágrimas
pero yo estaré a punto
de ahogarme en ellas
¿Pasaré a limpio mis recuerdos?
o tendré paciencia esperando
que el viento un día de fortuna
sople juntando nuestras velas
la mía tan negra
la tuya amarilla
como la fortuna que me desprecia
apartándome al borde del camino.

¿he de ser triste?
o alegrar mi corazón de piedra
que sólo podía sospechar
llegara a latir de esta manera

qué salida tengo ahora
que has entrado así
en mi vida

Me destroza huir de ti
y luego desandar la escapada
con cualquier pequeña luz de
esperanza
que enciendo yo mismo
porque en la oscuridad
sé de sobra que no estás.


Sufro y disfruto
tan doloroso como cierto
que cuando no camino
por el fino hilo de la araña,
la esperanza me alumbra,
o me arrastro
mendigando que me mires
a los ojos y digas
"hasta luego"
como no hiciste ayer.


Sin embargo observo tu cuerpo
bajo la ropa
y no es eso lo que ha hecho
de mí un malabarista aturdido

lo que me hace ver a todo
el mundo alrededor diferente
lo que ocupa la mayor parte
de mi cabeza,
y del tiempo
que estos despertares solitarios
me conceden.

Acaso es tu misterio lo que
me atrae,
acaso en un momento que no
logro recordar
asomé un ojo a tu mirilla
entreabriste la puerta que escondía
el paraíso,
me tendiste una mano
que no alcancé a tocar


Algo tuvo que haber,
o el deseo de escapar
de mi mismo,
será tan grande ya
que veo puertas
en las ventanas de tus ojos
y quiero tirame al vacío...

 

 hueco  Era rubia
 El hueco de mi cama
tiene exactamente tu tamaño
a él duermo abrazado
todas las noches

En mi paseo por el desierto
encontré esa isla
que dibuja tu silueta cuando yaces,
tuve que girar la cabeza
porque estabas de pie,
te miré
una vez tras otra
pero temo acercarme
por si al tocarte
no eres un espejismo

Sin embargo deseo nadar
en el azul de tus ojos
tan diferente de otros mares
en los que no me he ahogado,
comer la fruta de tus labios partidos
agarrarte del arbol
para que caigamos juntos
maduros para amar

Si supiera a ciencia cierta
que tú también deseas
que lo haga...

Si mi corazón dejara de latir
con su motor, para poder oirte
oirte decir
que a ti también te oprime
algo en el pecho
aunque no sepas muy bien
lo que es.

Apretémonos nosotros
para que nuestros pechos
dejen de sufrir

para que la única distancia
que nos separe
sea menor
que la que hay entre estas letras
que quizá no leas nunca

Sonriamos a la vez
si aún queda una
esperanza
dejemos los vasos vacios
para celebrar nuestro encuentro

Deja que mis manos
ahora tan torpes
abracen las tuyas
pequeñas

Por favor,
que corra el tiempo atrás

Por favor,
que corra el tiempo atrás

volvamos al principio
cuando nada está decidido
y todo es posible

cuando una chispa será
un incendio,
una gota
un mar donde bañarnos,
un suspiro,
el primer beso.
 La chica rubia
de sonrisa pícara
compañeros de juegos
en un patio de la vida

fuiste un regalo
que recibí por error
pero que no devolví
cómo hacerlo
aunque no fueras para mí

disfruté sin abrir los ojos
de todo lo que me diste,
dos ingenuos viviendo
un presente,
no preguntes por el futuro
no lo había,
salvo ahora
si olvidamos
que regué lágrimas
en tus noches,
que no eran las que tú
merecías

pero...

fuimos
dos insectos voladores
de largas patas
que nos distanciaban
del mundo

recorrimos muros
pintados con nuestros cuerpos
amasados

saltamos verjas
para rozarnos sin aviso

tras aquella mañana
mostrándonos las cicatrices
en nuestros cuerpos
dispuestos a trepar y mecerse aún sin viento...

hasta el otoño que nos trajo distancia

pieles para recorrerse
manzanas sabrosas nuestras bocas
sudor hasta en el alma al descender...


pero aterrizamos

en un río que avanzaba al mar,
tú deseando llegar
yo sin saberlo
ignorando nadar

ahogado en lo hondo se quedó nuestro
cariño
y todo lo demás,
como relato que discuten
peces y ranas hasta anochecer.


Confortables en la distancia
unimos nuestras voces
para cantar nuestras canciones
tan distintas, que parecidas

deseando ambos
encontrarnos
un día navegando por el mar
donde nos saludaremos
agitando las alas
que no supimos dejar crecer.


Copyright © 2002-2018 Carlosnieto.com
Creando con Amor, HTML5 y CSS